X

La Marina Real – The Royal Navy

The Royal Navy

En la edad moderna europea, en una sociedad aún sin industrializar, existían pocas carreras profesionales que nos permitieran alcanzar una riqueza rápida. Siendo un joven ambicioso el mejor camino era el ejército y en la Inglaterra del siglo XVIII una buena opción era alistarse en la Marina Real o Royal Navy y tener la ventura de ser destinado como tripulación de una fragata.
Estos ágiles buques de guerra tenían la tarea de «cruzar» para los buques enemigos y se les ahorró el aburrimiento del deber de bloqueo que soportaron las tripulaciones de buques de líneas de batalla más grandes. El principal atractivo de servir en una fragata fue el sistema de premios de la Marina, reconocido por el estado como un factor de motivación considerable.

Un capitán, Henry Digby, en un extraordinario período de dos años entre 1797 y 1799, capturó más de 50 buques, entre ellos un par de buques de tesoros españoles. Su parte de la recompensa, que incluso la más baja calificación recibió una fracción de, llegó a alrededor de £ 40.000, una suma deslumbrante para el momento, con suficiente facilidad para comprar una gran casa de campo.
Aunque la Royal Navy ofreció la ruta más rápida (si no la más segura) a la riqueza para un jovencito con medios limitados y pocas conexiones familiares, el mando militar en general, ya sea en el mar o en tierra, se convirtió en la profesión preferida para aquellos con pretensiones, quizás, alcanzando su cénit en la época en el caso francés de Napoleón Bonaparte.

Las fuerzas armadas del Estado, cada vez más poderoso, habían reemplazado a la Iglesia como la mejor ruta hacia el poder para los ambiciosos con  bajos ingresos. El camino espiritual que había enriquecido a las figuras Tudor tan poderosas como Thomas Wolsey o su protegido Thomas Cromwell se había cambiado por la carrera militar, que estaba sembrada de guarniciones, cañones y fragatas.

Hoy en día, en un mundo más pacífico, al menos en la parte desarrollada de él, los medios para la riqueza rápida y el poder para los nacidos sin ambos es la banca: Mayer Rothschild surgió del Gueto de Frankfurt, y en los últimos dos siglos figuras como los Morgans, Fricks y Warburgs acumularon una gran fortuna amasada gracias a un sistema financiero que ha enriquecido modestamente a muchos más. Los próximos años todo apunta a que serán las start-ups tecnológicas las que atraerán a los ambiciosos del futuro, enriqueciendo nuestro mundo literal y metafóricamente a medida que estas actividades se generalizan y entran en la economía de consumo. Pero incluso en este nuevo escenario los ejércitos y los conflictos armados siguen vigentes, añadiendo un punto de modernidad con las ciberguerras.

No está más allá del ámbito de la posibilidad de que el mando militar vuelva a convertirse en el principal camino de elección para aquellos que buscan dejar su huella en el mundo.

Para saber más… https://www.academia.edu/people/search?utf8=%E2%9C%93&q=the+royal+navy

Resumen
Título del artículo
La Marina Real - The Royal Navy
Descripción
En la edad moderna europea, en una sociedad aún sin industrializar, existían pocas carreras profesionales que nos permitieran alcanzar una riqueza rápida. Siendo un joven ambicioso el mejor camino era el ejército y en la Inglaterra del siglo XVIII una buena opción era alistarse en la Marina Real o Royal Navy.
Autor
Nombre del editor
Dídac Cubeiro
Logo del editor
Categorías: Imperio Británico

Esta web usa cookies