X

Colonias alemanas en el Pacífico: Samoa

Los alemanes se hicieron activos como comerciantes en el Pacífico a mediados del siglo XIX.

La compañía de J.C. Godeffroy & Sohn de Hamburgo estableció un enclave comercial en Samoa en 1857 y diez años más tarde inició la explotación de su primera plantación de copra. En 1879 sus plantaciones de algodón y copra cubrían un área de 4337 acres y empleaban a 1210 trabajadores, en su mayoría Gilbertes y Nuevos Hebrideos.

En la década de 1870 Eduard y Franz Hernsheim establecieron bases comerciales en el archipiélago de Bismarck y las Islas Marshall y Gilbert.

Goddefroy se declaró en quiebra en 1879, pero sus intereses sobrevivieron en la Deutsche Handels- und Plantagen-Gesellschaft der Südsee-Inseln zu Hamburg (DHPG). Pidió la anexión alemana de Samoa con la esperanza de obtener trabajadores forzados para sus plantaciones.

El comercio laboral era una causa probable del conflicto, pues los barcos de comercio de Queensland y de Fijian comenzaron a moverse hacia el norte de las islas de Solomon y de las nuevas Hebridas a las islas más septentrionales donde Hernsheim tenía sus estaciones y dónde la DHPG reclutaba su mano de obra.

El Gobierno alemán se anexionó el Kaiser Wilhelmsland (nordeste de Nueva Guinea) y el Archipiélago de Bismarck (Nueva Bretaña y Nueva Irlanda) en 1884. Las Islas Marshall y el norte de las Islas Salomón (Buka , Bougainville y otras islas) fueron anexionados en 1885.

De 1885 a 1899 la Nueva Guinea alemana era un protectorado gobernado por la Neuguinea Kompagnie, mientras que los gastos de administración de las Islas Marshall, incluido Nauru, fueron sufragados por el DHPG.

En 1898 el gobierno alemán aceptó tomar el control administrativo de Nueva Guinea y se nombró un gobernador en Herbertshöhe (Kokopo) en Nueva Bretaña. En 1906 las Islas Marshall se convirtieron en un distrito administrativo de Nueva Guinea. En 1910 la capital de la colonia fue trasladada a Rabaul.

Samoa siempre fue el centro del comercio alemán en el Pacífico. En 1877, por ejemplo, los alemanes tenían el 87 por ciento del comercio de exportación de Samoa. En 1888 un levantamiento indígena bajo Mata’afa y la emboscada de un partido naval alemán llevó al cónsul alemán en Apia a proclamar la anexión.

Bismarck era consciente de los derechos de los tratados británicos y americanos y desde 1889 en adelante aceptó un tridominio administrado en Samoa.

En 1899 estalló la guerra civil y las fuerzas de Mata’afa obtuvieron el control de las islas. Alemania presionó a Gran Bretaña, que estaba enfrentando problemas en Sudáfrica, y el Tratado de Berlín dividió a Samoa entre Alemania (las islas occidentales) y Estados Unidos, con Gran Bretaña obteniendo derechos exclusivos en Tonga. Wilhelm Solf fue nombrado el primer Gobernador de Samoa. Al mismo tiempo, España, habiendo perdido las Filipinas, cedió las Carolinas, Palaus y Marianas a Alemania a cambio de un pago. Se hicieron distritos administrativos de la Nueva Guinea alemana.
El imperio alemán en el Pacífico llegó a un final repentino después del estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. En agosto las tropas de Nueva Zelandia aterrizaron en Samoa y los alemanes capitularon sin oponer resistencia. En la Nueva Guinea alemana se produjeron varias escaramuzas, pero las tropas australianas obtuvieron el control en septiembre, ocupando también Nauru. En octubre las fuerzas japonesas ocuparon los Marshalls y las Carolinas y las islas alemanas restantes al norte del ecuador.

Citación

Si utilizas este artículo, cita la fuente. Te propongo esta citación:
Cubeiro, Dídac. “Colonias alemanas en el Pacífico: Samoa” en SurcandolosMaresdelSur.com, 2017.

Resumen
Título del artículo
Colonias alemanas en el Pacífico: Samoa
Descripción
Los alemanes se hicieron activos como comerciantes en el Pacífico a mediados del siglo XIX. La compañía de J.C. Godeffroy & Sohn de Hamburgo estableció un enclave comercial en Samoa en 1857 y diez años más tarde inició la explotación de su primera plantación de copra. En 1879 sus plantaciones de algodón y copra cubrían un área de 4337 acres y empleaban a 1210 trabajadores, en su mayoría Gilbertes y Nuevos Hebrideos.
Autor
Nombre del editor
Dídac Cubeiro
Logo del editor
Categorías: Imperio Alemán

Esta web usa cookies